Archivo de la categoría: DECISIÓN 2016

Clinton vs. Trump: La elección más difícil en Estados Unidos

Clinton vs. Trump: La elección más difícil en Estados Unidos

Hillary Clinton y Donald Trump movilizan a sus electores en la recta final. (AFP)

COLUMBUS, OHIO. Lo que experimentan los estadounidenses con estos peculiares, complicados e históricos comicios es lo que en el Perú y Latinoamérica conocemos de memoria: elegir al menos malo. De un bando o del otro, quieren evitar la catástrofe.

Para los opositores a Donald Trump, la llegada a la Casa Blanca del candidato -considerado un populista que está lejos de representar los valores conservadores y tradicionales del Partido Republicano– mostrará la peor cara de Estados Unidos al mundo.

Le achacan falta de preparación, desinterés por los hechos y actitudes demagógicas, discriminatorias y misóginas más que suficientes para no considerarlo apto para el cargo más importante del país y del planeta.

Para sus seguidores, él representa el cambio y su protesta ante el ‘establishment’ político en Washington que ha marginado a una parte importante de la población, sobre todo de la clase trabajadora blanca. Y para ellos, Hillary Clinton es la más alta representante de ese statu quo, además de arrastrar un historial vinculado a grandes corporaciones y negocios poco claros respecto a la fundación humanitaria de su familia y el escándalo de los correos electrónicos.

–– Los votantes de uno y otra ––

Clinton y Trump llegan al final con dos objetivos: tratar de convencer a los indecisos y a los desinteresados de que el martes tienen que salir a votar, o apurarlos a registrarse para que puedan votar anticipadamente.

“Tenemos más barreras que romper con su ayuda y asuntos que no se han terminado. Por eso les pido que vayan a votar”, dijo Clinton antenoche al final de un concierto en Cleveland, Ohio, adonde asistió El Comercio, y donde el plato fuerte fueron Beyoncé y Jay-Z. La pareja de músicos, amigos de la familia Obama, realizó este evento gratuito para alentar el voto a favor de la candidata demócrata.

“¿Estás acá por Beyoncé o por Hillary?”, le preguntamos a una de las asistentes –la mayoría eran afroamericanos– que no cesaba de bailar y cantar en el Wolstein Center. “¿En el concierto? Por Jay-Z y Beyoncé, pero sí voy a votar por Hillary”.

Al sur del estado, en Wilmington, el escenario era radicalmente distinto. “Yo estoy acá por mi cuenta. No he traído ni a JLo ni a Jay-Z. No hay piano, guitarra. Solo yo”, dijo Trump ante sus seguidores, que, a diferencia del concierto en Cleveland, eran blancos y, en su mayoría, de edad avanzada.

El Comercio no tuvo acceso al evento, pero sí pudo conversar con partidarios del magnate republicano.

Una de ellas, Molly, vestía un peculiar polo con la foto de Mónica Lewinsky, la becaria que protagonizó un escándalo sexual con Bill Clinton, esposo de Hillary.

“Voy a votar por Trump porque es honesto. No miente. Y quiere construir el muro”. Su hijo, Sean, remata: “Él no tiene miedo de bombardear. Ni miedo de estar a cargo, de liderar el país, de hacernos fuertes”.

–– Estrategias distintas ––

Además de polarizar al país, este proceso ha mostrado la crisis en el Partido Republicano. Mientras Trump pasa sus últimos momentos de campaña en presentaciones por su cuenta, y casi exclusivamente con el apoyo de su candidato vicepresidencial, Mike Pence, Clinton cuenta con el apoyo del presidente Barack Obama y su esposa Michelle, además del aparato del Partido Demócrata a su disposición, incluido el espaldarazo de Bernie Sanders, el candidato sorpresa en las primarias demócratas y que caló en el ánimo de los más jóvenes y progresistas.

Pese a ello, Clinton no ha conseguido entusiasmar a muchos indecisos que la siguen viendo con desconfianza y que podrían inclinar la balanza. Y de eso se ufana Trump: de haber logrado convencer a muchos pese a su discurso, y sin tener casi el apoyo de los más altos miembros de su partido.

Como explica el académico Paul Beck, profesor de la Universidad Estatal de Ohio, “aunque Trump gane las elecciones, el Partido Republicano está perdiendo su futuro, porque los jóvenes estadounidenses cada vez son menos republicanos”.

A 1 día de los comicios, los estadounidenses solo quieren que esta larga historia termine. Su destino, y el del mundo, está en manos de los dos candidatos menos populares de su historia.

Agencias

Hillary, vence pero no convence; Trump, amenaza encarcelarla

debate-4

El segundo debate presidencial entre Hillary Rodham Clinton y Donald Trump resultó ser un evento de ataques personales por comportamientos sexuales, durante el cual el candidato presidencial del Partido Republicano amenazó con meter a la cárcel a su contrincante demócrata si gana las elecciones del martes 8 de noviembre.

Donald Trump superó las expectativas, pero Hillary Clinton ganó el segundo debate presidencial, según una encuesta de CNN/ORC entre los espectadores del debate.

El sondeo muestra una clara victoria de Clinton: un 57% frente al 34% que opina que ganó Donald Trump.

 Es un buen resultado para Clinton, pero no tan bueno como su actuación en el primer debate presidencial, cuando el 62% de los espectadores dijo que la demócrata fue la vencedora.
A la pregunta de ¿Trump fue mejor o peor de lo que ud esperaba?, el 63% respondió “Mejor”, 21% dijo que “Peor” y un 15% no vio ningún cambio.
A la misma pregunta, pero para el caso de Hillary, 39% la vio mejor, 26% peor y a la respuesta de igual votó el 34%.
Un sondeo lanzado en la cuenta de Twitter del Boston Globe mantiene una tendencia a favor de Hillary Clinton con 45% de los votos, contra 25% para Donald Trump. El 23% considera que nadie ganó.
Un ejercicio similar de Nuevo Herald de Miami le da el 62% de los votos a Hillary contra un 23% para Trump. 15% piensa que fue un empate.
Con un rostro totalmente sombrío y desencajado, Trump, acosado y abrumado por las preguntas sobre las declaraciones que hizo en 2005 sobre las mujeres, calificándolas como objetos sexuales, intentó defenderse acusando a Clinton de ser una persona deshonesta que debe estar tras las rejas por mentirosa.

“Vas a ir a la cárcel”, amenazó Trump a Clinton durante el debate presidencial celebrado en la Universidad de Washington, en Saint Louis, Missouri, y moderado por Anderson Cooper, conductor de noticias de la cadena de televisión CNN y Martha Raddatz, de la cadena televisiva ABC.

Con un formato de conversación con la gente, el debate desde su arranque se enfocó a cuestionar a Trump sobre las declaraciones que hizo en 2005 sobre las mujeres, reveladas la semana pasada por el periódico The Washington Post.

“No estoy orgulloso de lo que dije, no fue acoso sexual… Tengo un gran respeto por las mujeres. No he besado a nadie a la fuerza ni he tocado sus genitales sin su consentimiento”, aseguró Trump ante la insistencia de los moderadores sobre el tema.

Sin pedir una disculpa a la nación, Trump intentó minimizar el escándalo asegurando que lo dicho por él “fueron sólo palabras, palabras dichas hace años”, y acusó al expresidente Bill Clinton, esposo de la candidata demócrata, de ser un violador de mujeres.

“Si miras a Clinton, mis palabras no se comparan con lo que él le ha hecho a las mujeres. Bill Clinton fue un abusador de mujeres y Hillary ha atacado de manera viciosa a las que han acusado de violación a su marido”, destacó Trump.

La abanderada presidencial de los demócratas, antes que la amenazara Trump con enviarla a la cárcel por borrar unos 33 mil correos electrónicos sobre Libia de un servidor personal cuando era secretaria de Estado, subrayó que el comportamiento personal de su enemigo político lo descalifica para ser presidente.

“Lo hemos visto insultar a las mujeres, violarlas por su apariencia física… lo que vimos y escuchamos en el video es él, es Trump, alguien que está incapacitado para ser presidente”, afirmó Clinton.

Las preguntas formuladas a los candidatos presidenciales fueron hechas por un grupo de personas elegidas al azar por la Organización Gallup, residentes del área de Saint Louis y que aún no deciden por quién votarán el martes 8 de noviembre.

Extrañamente y después de arrancar con preguntas sobre el comportamiento sexual de Trump, los cuestionamientos siguientes fueron sobre política exterior, la lucha contra el terrorismo, de las relaciones con Rusia y sobre Siria.

En materia económica y en especial sobre el asunto tributario, Trump prometió que si gana la presidencia bajará los impuestos y con ello generará empleos porque incentivará a las empresas a invertir más en Estados Unidos.

“Trump vive un una realidad alternativa”, reviró la candidata presidencial demócrata. “Nadie que gane menos 200 mil dólares al año, que son la mayoría de los estadunidenses, tendrá incrementos en sus pagos tributarios… Subiré los impuestos a quienes ganen más de un millón de dólares al año. Quiero invertir en los estadunidenses trabajadores”, explicó Clinton.

En otro de los momentos más interesantes del debate, al abordar la lucha en Siria contra el Estado Islámico (EI) y el involucramiento de Rusia en ello, Trump dijo: “Estoy en desacuerdo” con Mike Pence, su compañero y candidato a la vicepresidencia.

La respuesta del candidato presidencial republicano y critica a su compañero de fórmula, fue por las declaraciones hechas por Pence, quien consideró que Estados Unidos debe contrarrestar la intervención de Rusia en Siria.

El debate también se destacó por la desobediencia de los dos candidatos con respecto a los tiempos. Fue un evento político álgido. Clinton y Trump no se dieron la mano cuando fueron presentados por los moderadores.

A un mes de las elecciones del 8 de noviembre y con un debate más por llevarse a cabo, el del 19 de octubre en Las Vegas, Nevada, lo ocurrido en Saint Louis, según los analistas políticos, fue una oportunidad desaprovechada por Trump al no pedir disculpas al país por degradar a las mujeres.

Clinton tampoco sacó ventaja de lo que no hizo Trump porque el candidato republicano logró ponerla a la defensiva. Clinton en lugar de explicar con mayor elocuencia sus propuestas gubernamentales, cayó en el error de descalificar los señalamientos personales que le remachó su contrincante a la presidencia de Estados Unidos.

(APRO)

(APRO)

Clinton recuerda cuando Trump se burló de Alicia Machado

Durante el debate, la candidata demócrata recordó las ofensas del empresario hacia la Miss Universo 1996

Foto de Panorama

Durante el debate entre los candidatos a la presidencia de Estados Unidos, el representante del Partido Republicano, Donald Trump, fue acusado por su rival, Hillary Clinton, por haber ofendido a la venezolana Alicia Machado (Miss Universo 1996) al llamarla “Miss Piggy”, aludiendo a la figura de la concursante.

Clinton, representante del Partido Demócrata, afirmó que Trump también se refierió a Machado como “Miss Housekeeping” (Señorita Empleada Doméstica), en esto en alusión a su origen latinoamericano.

 

 

La candidata demócrata sacó a relucir el tema cuando el empresario y exorganizador del concurso Miss Universo, comentó que Clinton no tenía “la apariencia” de una jefa de estado, para luego corregir y decir que no tenía “el vigor” necesario para ser presidente.

“Este es un hombre que ha llamado a las mujeres cerdas, guarras y perras. Una de las peores cosas que dijo de una mujer fue en un concurso de belleza. […] Llamó a una concursante Miss Piggy y luego Miss Housekeeping, porque era Latina. Donald, ella tiene un nombre, su nombre es Alicia Machado y acaba de hacerse ciudadana estadounidense. Y te aseguro que va a votar este mes de noviembre”, afirmó Hillary Clinton.

Alicia Machado muestra su pasaporte. Foto de @machadooficial
Alicia Machado muestra su pasaporte. Foto de @machadooficial

Por su parte, la ex reina de belleza y actriz, agradeció en su cuenta de Twitter a la demócrata por defenderla y se quejó de Trump. Machado es ciudadana estadounidense y en la red social mostró su pasaporte.

tuit machado

tuit machado 2